Seleccionar página

Doña Rosita y sus helados artesanales, más de 70 años en Uyuni

Doña Rosita y sus helados artesanales, más de 70 años en Uyuni

 182 total views,  2 views today

Autor: Tania Cayo

Uyuni, en invierno, tiene las temperaturas más bajas de Bolivia, pero con la llegada del verano se siente un calor  típico del desierto.  En días como ese un helado, de doña Rosita, de canela o plátano es lo mejor.

Adriana Rodas Encinas, conocida como doña Rosita, nombre que sus clientes le pusieron por el parecido con su madre la señora Rosa Gareca, oriunda de Villa Montes, quien la trajo a Uyuni con pocos meses de vida en la época de la guerra del Chaco, y puso el puesto de helados. Desde entonces han pasado más de 70 años.

En la avenida Colón, una de las más importantes de Uyuni,  frente al monumento de doña Mauricia Viuda de Arístegui, doña Rosa, todos los días  a las 2:30  de la tarde  instala su máquina manual para congelar sus helados.

Doña Rosa, se hizo cargo del puesto de helados a sus 18 años, está casada con Gregorio Mamani y tienes tres hijos uyunenses. Pasó su niñez ayudando a su madre, que en ese entonces también vendía pasteles de queso.

“Me va bien en la venta de helado, salgo todos los días menos los días nublados,  vendo hasta 350  al día,  con la bendición de Dios, sino chorrea, gotea”, señala doña Rosa. Los sabores tradicionales que prepara  son de canela, de leche sabor a vainilla, plátano, chirimoya y otros que en sus manos se convierten en deliciosos helados.

El trato cariñoso de doña Rosa, el disfrutar de sus helados y compartir unos minutos,  hacen inolvidable conocerla. “Estoy bien de salud”, nos dice,  lo que nos da la satisfacción de que seguiremos tomando esos riquísimos helados tan típicos en Uyuni.

En invierno, el frio de Uyuni  provee hielo, insumo principal para preparar los helados  y en verano se requiere de una conservadora.

Doña  Rosita, en su puesto, ha  visto pasar la historia de Uyuni y ha conocido a generaciones de uyunenses, de los que muchos llegan los días de carnavales  y la visitan para servirse los helados.

“Yo conozco a todos los uyunenses, he visto cómo se han ido cuando había  la relocalización de los ferroviarios, vendiendo sus casas; pero ahora están volviendo también por el turismo y los negocios”,  nos cuenta doña Rosa.

Asimismo, nos relata que  su mamá decía: “en este lugarcito ha terminado la guerra del Chaco, ella también dio desayuno a los soldados, junto con doña Mauricia Viuda de Aróstegui, (señala el monumento), por eso tenemos ese monumento”.

Doña Rosita nació en Villa Montes y nos confiesa que siempre que puede, para fin de año, a visitar a sus familiares, o escapa del frio uyunense. A pesar de ello, como muchas otras personas que por distintos motivos llegaron  y se quedaron en la Hija Predilecta  de Bolivia, lleva toda una vida en Uyuni, y es un personaje reconocido en nuestra ciudad.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Radio UyuniWeb

Radios de la ciudad de Uyuni

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE