Japonés convierte basura plástica de Uyuni en combustible

Autor: Tania Cayo / UyuniWeb

Hace siete años, Yoshihito Homma quedó fascinado con la majestuosidad del Salar de Uyuni y, al mismo tiempo, preocupado por la basura esparcida en los alrededores. Cinco años después  comenzó  con el proyecto denominado “YOSI”  en Bolivia, hasta el momento invirtió más de 50 mil dólares en una máquina prototipo que convierte bolsas plásticas en combustible.

Homma es ingeniero ambiental de nacionalidad japonesa, llegó a Bolivia, por primera vez,  como guía de turismo internacional. Al igual que los miles de turistas que visitan año tras año  los atractivos turísticos de la región, vino atraído por el “lago de Sal”, denominación que sus compatriotas le dan al Salar de Uyuni.

“Llegué cuando recién se promocionaba el salar con agua en mi país, cuando empezó el auge de turistas japoneses, ahora ya bajó”, señaló el ingeniero japonés. Recalcó, que fueron ellos  quienes promocionaron  en Asia, el Salar de Uyuni con agua.

El proyecto YOSI  nace  como respuesta a los problemas que han surgido en los diferentes lugares  turísticos de Américalatina.  Es evidente que a raíz del desarrollo de la industria del turismo, aumentó  la contaminación del medioambiente.  El proyecto también está en Ecuador, Venezuela y tiene como base Bolivia; cuenta con tres pilares fundamentales: generar turismo con beneficio para la gente local y los visitantes, trabajar con voluntarios y proyectos que den solución a los problemas medioambientales de la región.

Foto: proyecto Yosi, socialización del proyecto en U.E. Aróstegui de Uyuni

Desarrollo  del proyecto en Uyuni –  Bolivia

Generar turismo sostenible es el objetivo del proyecto YOSI, Yoshihito Homma trabaja en la creación del primer “Centro de Educación Ambiental de Uyuni”,  con el objetivo  de “mantener el flujo de turistas en el Salar, pero convertir a Uyuni en  una atracción turística sostenible”. En esa perspectiva,la  máquina recicladora de bolsas plásticas es una muestra de lo que se puede hacer con la basura, en este caso: “convertirla en combustible que puede ser usado para la cocina o motorizados”.

La adquisición de la máquina  prototipo y su  traslado de Japón hacia Bolivia costaron más de 25 mil dólares. Ya en Uyuni, se percataron de la inestabilidad de la energía y decidieron comprar paneles solares por un monto similar. La recicladora aún requiere completar accesorios para su funcionamiento con energía solar: “Para ello seguimos gestionando donaciones y la contraparte de instituciones locales y nacionales”, argumentó Yoshihito Homma.

Foto: Yosi – La máquina se presenta en seminario de la UMSA, convierte en combustibe 1 kg de bolsas plásticas en 3 horas

El ingeniero japonés trabaja en coordinación con la facultad de tecnología de la universidad Mayor San Andrés (UMSA) de La Paz. La máquina es parte central del  Centro de Educación Ambiental de Uyuni, del  cual se desprenden cinco dimensiones de trabajo: educación ambiental, cuidado de la naturaleza, beneficio local, investigación tecnológica e intercambio cultural.

Por otro lado, voluntarios trabajan de forma permanente en Bolivia monitorearon el manejo de residuos sólidos en el Dakar 2017, apoyan en la socialización del proyecto en unidades educativas de Uyuni. Asimismo, se lleva adelante seminarios de intercambio tecnológico con estudiantes de la UMSA, entre otras actividades.

“La gente debe saber que la basura es combustible, es dinero”, recalcó  el ambientalista,optimista  con lograr el apoyo de las autoridades bolivianas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.