Si los tratamos o nos tratan así, ¿volveremos a Uyuni?

Autor: Felipe Ramírez

Una de las mejores formas de conocer lo bueno o malo de visitar nuestra querida tierra es la de viajar a Uyuni y vivir algunas situaciones, lastimosamente con mas sombras que luces.


Luego de mi último viaje, puedo seguir afirmando que no hay mejor forma de llegar a Uyuni que viajando en tren, puntual y con todas las comodidades, hace que el tiempo necesario para llegar a nuestra querida tierra transcurra agradablemente, esto en la ruta Oruro Uyuni, ya que en la vuelta hay que esperar que los problemas climáticos no afecten el itinerario del tren.


Todo lo contrario son las flotas, en un caso particular la Flota Omar que cobra minimamente 120.00 Bolivianos por pasaje La Paz Uyuni o viceversa, ofreciendo un bus semi cama. El bus que hace la ruta de La Paz a Uyuni puede estar en buenas condiciones y, al parecer, generalmente dan refrigerio y una cobija para el frío, pero el que vuelve de Uyuni a La Paz, no dispone de estas comodidades siendo que por el precio deberían estar incluidas en ambas rutas, mas aun los pasajeros son tratados con una actitud descortés, por decirlo menos, de los encargados y conductores de la flota, que pareciera que tienen diferente trato cuando el viaje es a Uyuni, por que la mayoría son turistas, pero se olvidan de todas las atenciones cuando el viaje es a La Paz donde también existen turistas y la mayoría somos bolivianos en general y uyunenses en particular que merecemos igual trato que cualquier otra persona, y si a eso sumamos el mal estado en esta época del camino, donde basta una fuerte lluvia para que los caminos se hagan intransitables y las flotas se demoren entre tres a cuatro horas mas de lo debido, hacen que reafirme que no hay mejor transporte que el tren.


Pero lo que mas llama la atención es el costo de vida en Uyuni, que, dicen que por el turismo, se ha convertido en una de las ciudades mas caras de Bolivia, donde casi en absoluto los precios por distintos servicios no tienen relación con la calidad de los mismos, exceptuando el servicio de hotelería, que tiene diferentes ofertas y que están de acuerdo al nivel de precios.


Para analizar mejor esta situación pongo algunos ejemplos: el precio del almuerzo en la mayoría de los restaurantes de la Av. Aniceto Arce es de Bs 20.00 en los que se incluye la sopa, el plato principal y el postre, si bien el precio para esta comida parecería aceptable, la calidad del misma deja mucho que desear y se compara con la que uno obtiene en La Paz por 6 u 8 bolivianos, pero si se le ocurre pedir un refresco, lo único que tienen son botellas de 2 litros y que cuestan 12 bolivianos, ni se le ocurra pedir cerveza por que le cobrarán 18 bolivianos y ni que decir del servicio, donde no existe personal que sepa de su oficio, sino que todo tipo de personas, inclusive extranjeros, que al parecer nos estarían haciendo el favor de atendernos y que demoran todo el tiempo que pueden, al extremo que uno tarda de una hora y media a dos horas en almorzar por la tardanza en la atención de los garzones o meseras, y si uno quiere comer algo por la noche tiene que estar dispuesto a aceptar que le atienda un niño de 5 años y que quien tome su pedido lo haga metiéndose el dedo en la nariz o rascándose la cabeza para cobrarle por una pizza entre 30 (pizza personal) a 120 bolivianos (pizza grande) y de 5 a 20 bolivianos por un café que es el doble de lo que se paga en el mejor lugar de La Paz .


Quizás los propietarios de estos negocios piensen que los turistas aceptan esto de buen grado y que por eso no se preocupan en mejorar su atención y como la mayoría de los que viven en Uyuni no utilizan sus servicios, no les importamos en absoluto los que alguna vez llegamos a la tierra que nos vió nacer, sin embargo no es así, ya que si así los tratan y nos tratan volveremos algún día??, los uyunenses si por que es nuestra tierra y por último podemos ir a comer al mercado donde la comida es mucho mejor que en cualquiera de los negocios de la avenida Arce, pero los turistas, yo creo que la pensarán muchas veces para volver y ser maltratados por quienes están a punto de matar a la gallina de los huevos de oro.

Leave a Reply

Your email address will not be published.