Uyuni tesoro invalorable, pasajes de una existemcia
Foto: Uyuni del ayer
Autor: Rómulo Elío Calvo Orozco
Fecha: 12 de noviembre de 2010

 

El paso por esta vida tiene diferentes matices en la existencia de las personas, unos guardamos los recuerdos como un tesoro invalorable, otros lo dejan al olvido.


En el Colegio Sagrado Corazón de Sucre, mi profesor ,S.J. Padre Carrau , nos decía “así nomás son las vacas, unas gordas otras flacas” sencilla expresión filosófica que nos enseña a aceptar con hidalguía y valentía lo que nos depara la vida porque no podemos evitar o modificar los designios de Dios.


Con este preámbulo quiero compartir con las personas que abren el portal Uyunense parte de mis recuerdos que reflejan la vivencia de personas allegadas en otros tiempos, pidiendo licencia a los editores, comprensión y tolerancia a los lectores por el carácter personal de mis expresiones.


En los primeros años de estudiante de secundaria, en el recién fundado Colegio Suipacha de Tupiza, los profesores de Geografía y Ciencias Naturales, durante los recreos me pedían que dibuje en el pizarrón mapas en Geografía, animales y plantas en Ciencias Naturales, para que los alumnos a su vez dibujen en sus cuadernos. El nuevo colegio no disponía de láminas y otras facilidades didácticas, yo tampoco tenía recreos.


En el Colegio Sagrado Corazón de Sucre, otro profesor, el Padre Vargas que controlaba a los alumnos, me decía “Elío, me parece que estás charlando, por si acaso te voy a quitar dos puntos.


Presté servicio militar en el Regimiento Académico Sgto. Max. Paredes de Cochabamba. Se designaban cuarteleros ,para el control de los dormitorios, en la noche el Comandante de Guardia se presentaba , pedía santo y seña ,“Sargento Maximiliano Paredes” , el cuartelero debía responder “Muerto heroicamente en Riosiñho”, esta vez el cuartelero dijo ,” No es de esta compañía mi capitán ”,al calabozo.


Durante la revista piden la presencia de un soldado, “Soldado Zelada, si usted ve venir a un soldado chileno, con su fusil y bayoneta calada, que haría? Debía responder, tomo mi fusil, calo la bayoneta y al grito de Viva Bolivia, entro en combate, el soldado respondió “Viva Chile, mi coronel”,otro al calabozo.



Cuando llegué a Uyuni, tierra de amistad que nunca olvidaré, los amigos nos reuníamos en un banco de la plaza, frente a la tienda del amigo Teófilo Julio, alias Chafi., cuyas bromas y travesuras amenizaban nuestros encuentros. Esos tiempos la mayoría de las viviendas estaban aseguradas con aldabas y candados. Chafi tenía una sarta de llaves, con las que cambiaba los candados de las puertas.


En el FCAB y B.R.Co. Mr. Guillan me dice mañana a las ocho viajaremos a Potosi, al día siguiente estoy llegando al anden a las 8,pero el carril ya está en movimiento, el gringo me saluda y prosigue viaje, a su retorno me cita para llamarme la atención. Le hago notar que estuve a las ocho, pero aclara, debía estar sentado a las ocho menos cinco, porque cuando el vehiculo se mueve ,ya no se detiene .


Algunos amigos, acostumbrábamos servirnos cócteles a medio día, ni menos de uno ni más de tres. Una oportunidad nos excedimos y la esposa de uno de ellos para llamarle la atención por no llegar a su casa, le envía su almuerzo en una porta vianda. El amigo, la coloca al centro de la mesa y nos invita , terminado el contenido le ordena a su hijo, dile a tu mama que mande más.


Don George Smith, rotario, invita a socios y sus esposas una salteñada , de 12 a 14 horas. Los acostumbrados a la hora inglesa estuvimos a las doce menos cinco. A las 14 en punto, don Jorge dice, compañeros rotarios muchas gracias por su asistencia, son las dos de la tarde y hasta luego. Los acostumbrados a la hora boliviana se quedaron sin salteñas.


En ENFE en un viaje de inspección con el Ing. Gallardo, aficionado a la caza y tiro al blanco, al pasar por Yura donde hay vizcacheras, don Guillermo ordena al chofer, que detenga el carril, quería cazar una vizcacha, apunta, dispara y nada. Le critico su falta de puntería y me dice, le dí ,¿ no ha visto como volaron sus plumas?


El Colegio Antonio Quijarro, tenía un regente oriental, que nunca aflojaba su palo y criticaba a los collas, según él, no sabían expresarse Dicen dentrar en vez de entrar. En un momento de desorden, se altera, toma su palo y exclama airado, esos alumnos, dentren.


En la renovación del cuerpo docente, llegó al Colegio Quijarro un profesor de música, de pequeña estatura. Entonces el piano estaba en la Dirección, a modo de espera el nuevo profesor lo estaba probando, ingresó el regente, severo y exigente, pensando que era uno de los alumnos, le emprendió con su palo.



En el Colegio Quijarro se recibían exámenes de desquite a alumnos del interior. Uno desquitaba Física, le pedí que en su hoja formule cinco preguntas, responda y me entregue. Al efectuar el control, me acerco al alumno y lo le encuentro preocupado, sin escribir nada, se había hecho 5 preguntas que no sabía.

 


Un año, me tocó un curso de 12 alumnas, ya señoritas, traviesas y bullangeras, en una ocasión me sacaron de casillas y las amenacé con ponerlas sobre mis rodillas para darles unas nalgadas, como se hacía con los hijos. Las alumnas indignadas, acudieron a la directora para que me llame la atención (En Uyuni, los matrimonios me invitaban a sus casas, conocía a la mayor parte de las alumnas desde su tierna edad).La directora me recriminó, en la tarde tendría que asistir a una reunión con los padres de familia. Acudí a mis clases, no había ningún padre de familia, ingresé al curso , las alumnas se veían compungidas , pedí disculpas por mi exceso ,explicándoles las razones de mi familiaridad. Finalmente, me dirigí a una de ellas y le dije, Esthelita, cuando eras bebe, visitaba tu casa, te sentabas en mis rodillas ,a veces me mojabas.¿ Ahora, que harías?



Las Fiesta Patrias y del 11 de Julio, se festejaban en Uyuni con bailes de gala en los salones de la Alcaldía. Esos tiempos habían pocas damas y los varones teníamos que “madrugar”,es decir adelantarnos para conseguir pareja. Un invitado pensó que llegó atrasado y que la fiesta comenzó, sin dudar se dirige a una dama, le invita a bailar, ella acepta, y la orquesta interpreta el Himno Nacional.



Aquellos tiempos los basquetbolistas usábamos mallas para jugar, sin importar el intenso frío. Frente a la cancha. don Goyo Saavedra, tenía su tienda , era nuestro padrino de precalentamiento. Entrábamos a la cancha, dábamos una vuelta , salíamos a la tienda de don Goyo, que en su mostrador tenía listas copitas con singani, bebíamos y volvíamos a la cancha para iniciar el partido.



El año 1968 fui trasladado al sector Potosí - Sucre. Vivía en Potosí, pero trabajaba en Sucre, estaba en la capital, como bola sin manija, recogiendo interesantes anécdotas.


El primer día, los nuevos amigos me invitan a un coctail chuquisaqueño, a medio día nos trasladamos a la Plaza Principal , me sientan en un banco ,frente a Radio La Plata ,que transmitía noticias durante media hora, terminado el informativo, les pregunté donde tomaríamos el coctail, ellos me respondieron que ya lo habíamos hecho, era tomar el sol.


Así conocí el carácter tacaño que se atribuye a los chuquisaqueños, confirmado con otro hecho. Un amigo católico, asistía a misa todos los domingos, pero como buen chuquisaqueño le dolía pagar el colectivo, escuchaba misa por radio y a tiempo en que se pide limosna, apagaba la radio.



En Sucre es tradicional la chicha empulada, bebida preparada en un cantarito con chicha a la que se agrega un pollo despresado. Tapan herméticamente el recipiente que se abre a la semana, al servirla, no se encuentran restos del pollo, es una bebida agradable y fuerte que hay que servirse con prudencia. Una especialista, , doña Maxima, llamada cariñosamente Chunchuna, una airosa chola, simpática y picarona, llevaba su reloj pulsera, no en la muñeca, si no en una de sus piernas, cuando le preguntaban la hora , con toda picardía levantaba su pollera para mostrar el reloj.



En Sucre creen que las aguas del Inisterio, tienen propiedades que aumentan la capacidad intelectual de los que la beben. La chicha, tradición sucrense ,era preparada por diferentes especialistas. Los Jueves le tocaba a doña Aida, la cola era larga, pero muy larga, porque estaba preparada con aguas del Inisterio.


Los alumnos del interior, en nuestras salidas dominicales, visitábamos a los internos del Manicomio Pacheco, nos separaba una alambrada de puas y espinos, podíamos charlar libremente. Un amigo le pregunta a un interno ¿Porqué están aislados de esta manera? Y el interno responde, para protegernos de los locos de afuera.



Asistí a un partido de futbol entre equipos petroleros de Sucre y Santa Cruz. La cancha de Surapata no tenía alambrada .Una mala actuación del arbitro ocasiono una gresca incontrolable, los hinchas estaban en la cancha dándose patadas y puñetes, pero habían un centenar de espectadores sentados en las graderías muy tranquilos .Le pregunto a mi amigo, quienes son esos? Me responde, los loquitos del manicomio.
Por si acaso, no tengo nada contra los sucrenses, mi papá nació en esa bella ciudad.

Radio Uyuni
Radio Uyuni
Publicidad Pagada
BoliviaSitios
PUBLICIDAD PAGADA
LIBRO DE VISITAS
ESPECIALES
Música de Uyuni
Correo electrónico

Ver correo @uyuniweb.com

OTROS LINKS